19:22

¿Quieres saber mas acerca de las tortugas?



Las tortugas se caracterizan por carecer de dientes y tener la boca en forma de pico corneo; el cuerpo esta defendido por una coraza dura y resistente llamada caparazón.

El caparazón que protege y alberga a estos animales está formado por dos piezas, una llamada peto (la ventral) y otra llamada espaldar (la dorsal). Estas dos piezas están soldadas entre si y solo dejan espacio para que el animal saque la cabeza, las cuatro extremidades y la cola. La parte superior del caparazón está firmemente sujeta a las costillas aplanadas, que la sostienen como las vigas sostienen un techo. La tortuga jamás puede deslizarse fuera de su caparazón.

Observando el caparazón, podemos tener una idea bastante exacta de la edad de una tortuga joven, ya que éste está formado por unas placas óseas cubiertas por unas piezas córneas. Estudiando estas piezas con atención veremos que tienen un dibujo anillado; en una tortuga joven cada anillo significa un año de crecimiento; sin embargo, después de cinco o diez años ya no se puede confiar en este método para conocer la edad, pues los bordes de las piezas corneas se han suavizado y los anillos se confunden o se borran.

El tamaño de estos animales es variable: hay tortugas que son pequeñas, bien sean terrestres o de agua dulce, mientras que las tortugas marinas tropicales alcanzan gran tamaño y peso.

Alimentacion

Una tortuga en cautiverio necesita recibir sobre todo verduras, como lechuga, tomates y zanahorias, y también aceptará flores, plantas, hojas, maíz y arroz.
Otra opción son las frutas, en especial maduras y dulces. Por ejemplo: uvas, frutillas, bananas, cerezas, manzanas y peras.


Hay quienes recomiendan que dentro de la dieta se incluya también salvado, para favorecer la digestión, y que se limiten los alimentos grasos para no provocar obesidad. Se suele sugerir enriquecer la dieta con proteínas: lombrices, caracoles, carne picada, corazón e hígado.
El plato debe ser bajo, para que no tenga que esforzar su frágil cuello, y es importante darle el alimento en pedazos pequeños trozos, lo que le ayudará a tragar sin problemas. Es esencial que la comida sea fresca, y por lo tanto hay que eliminar los restos para no confundirse.
Durante la temporada de la hibernación las tortugas comen mucho menos. Puede ocurrir que no coman nada durante tres o cuatro semanas, y eso no es signo de enfermedad sino que de se encuentran listas para el reposo invernal.
Aunque las frutas y verduras proporcionan mucho líquido, igualmente necesitan tener siempre cerca un bebedero con agua fresca, limpia y no muy fría.

Tortugas más notables

La Tortuga Carey o Tortuga Boba (Caretta caretta) habitual en mares templados y cálidos. Puede alcanzar hasta 1 metro de longitud.

La Matamata (Chelus fimbriata) se encuentra en ríos y lagos de América, es de color verde uniforme, tiene un largo cuello y una cabeza aplanada de forma triangular, recubierta en la parte superior por una serie de protuberancias.

La Tortuga Laúd (Dermochelys coriacea) es habitual en mares cálidos y se distingue de las otras tortugas por el caparazón coriáceo (relativamente blando) en vez de óseo (duro); puede llegar a pesar 600 Kg.

La Tortuga Gigante de las Galápagos (Chelonoidis elephantopus) es endémica del archipiélago de Las Galápagos (Ecuador) y es la especie de mayor tamaño de los quelonios terrestres, pues alcanza hasta un metro de longitud y pesa cerca de 400 Kg.

El método más sencillo para determinar la edad de estos reptiles es contar las estrías que tienen en cada una de sus divisiones del caparazón, ya que cada una equivale a un año, según los expertos.

Sin embargo, las estrías van alisándose y desapareciendo con la edad, por lo que, cuanto más vieja es una tortuga, más complicado es determinar su edad.